Gana dinero en Bolsa

pexels-photo-3483098.jpeg

Comenzamos nueva sección en el blog.

Es la de los clickbaits.

Mejor dicho: la de los engaños a los que os someten la red, la publicidad, las redes sociales y los distintos medios de comunicación.

Este de la Bolsa es uno de los más habituales: ¿a que todos habéis leído o visto alguna vez un anuncio que promete grandes ingresos invirtiendo en acciones o convirtiéndoos en traders, a cambio de tan solo hacer un pequeño curso y pagar una cantidad «insignificante»? ¿Cuántos falsos maestros de la inversión han pretendido enseñaros sus «secretos» para lograr la «independencia económica» y para «obtener un segundo ingreso»?

Por ahí da vueltas un anuncio que empieza diciendo «este no es típico anuncio, no te voy a contar un cuento. Es más, ni siquiera soy yo el protagonista». Que la verdad es que lo ves y piensas «la peor campaña de márketing del mundo. Si no eres el protagonista, ¿entonces para qué coño me molestas?».

Te metes en tu correo y salta publicidad de apps de inversión. Navegas por YouTube y salta publicidad de apps de inversión. Estás leyendo tu diario favorito, pinchas en una noticia, y salta publicidad que te promete que ganarás mucho dinero invirtiendo en Amazon.

Pero si fuera tan fácil ganar tanto dinero, y bastara con hacer un cursito, ¿no creeríais que no haría falta que nadie trabajara? Todos viviríamos de invertir en bolsa «con un pequeño capital inicial». Ya sabéis eso de «si hubiera invertido 250 dólares en Amazon…». ¡Claro, por supuesto, y si hubiera inventado la imprenta…! Pero no es así, y cada día son miles de personas las que caen en estas redes, y se gastan mucho dinero en cursos que nunca les servirán para nada; lo mismo que cada día muchos inversores se arruinan o pierden parte de sus inversiones. Es el mercado, idiota. Un mercado impasible, frío e inmisericorde. Pero si nada podemos reprochar a la esterilidad mecánica del mercado, sí debemos hacerlo con todos los charlatanes que prometen «enseñar» a los demás a invertir. Solo piensen ustedes, amigos míos: si uno supiera el secreto para hacerse rico invirtiendo, y fuera tan seguro lograrlo, entonces ¿por qué iba a enseñarlo a los demás? Y si lo enseñara, ¿cobraría por ello, si no le hace falta y ya es millonario?

Tened cuidado con los que se dedican a «enseñar» algo sin haber logrado antes la excelencia y el prestigio reconocido en ese algo. Como los que enseñan a emprender, o los que enseñan a tener un canal de YouTube. Si cobran, desconfiad, salvo que públicamente pueda comprobarse su excelencia en el desempeño de lo que enseñan, o al menos su competencia media. Huid de las promesas. Pero sobre todo huid de los pagos. Porque en una cosa está claro que los falsos maestros son consumados expertos: en ganarse la vida con la ilusión de los demás por lograr sus sueños.


No sé si habrá más artículos de esta sección que acabamos de estrenar. Todo dependerá de vuestro apoyo y vuestro interés. Pero os prometo que intentaré que haya más y que, si es posible, tengamos autores invitados que nos puedan hablar de situaciones y casos parecidos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s