DIVORCIARTE DE TU FAMILIA

Queridos somnianos:

Hoy tenemos con nosotros de nuevo a una colaboradora habitual de Somnia. Ella es Ariana Lee, y como siempre, nos va a golpear sin compasión. Ariana es como un relámpago que enciende un árbol: no avisa, pero calcina en un instante. Hoy nos viene a hablar de algo que puede parecer extraño, pero que psicológicamente es un problema para muchas personas. Un problema quizás larvado, escondido, latente, pero real: «divorciarse de su propia familia». Dejemos que tome la palabra.


<<Divorciarte de tu familia.

Este es el término que empleó mi psicólogo hace unos días cuando visité su consulta.

«Divórciate de tus padres», me dijo en la última consulta. Y es que el título de padre, madre, tía, primo, hermano… son solo eso, títulos, roles que vamos cumpliendo a lo largo de nuestra vida; en una etapa de ella lo hacemos de corazón, pero hay etapas, sobre todo en la etapa adulta, donde se hacen cosas de manera obligada, solamente por ser esa persona quien es. Del mismo modo, nos pueden herir sus actitudes por la misma causa, por se quienes son, y no alguien ajeno a nosotros, alguien de la calle.

Hace unos días, una amiga me envió un video sobre la familia de sangre y la familia de luz. En él, explicaba claramente que venimos al mundo con una familia de sangre ya asignada, pero con el paso de los años, vamos descartando y conociendo a otras personas más afines a nosotros incluso que aquellas con las que nos hemos criado, como pueden ser los hermanos, o quienes nos han creado, como son los padres. 

Esta familia de luz la vas eligiendo a medida que se va forjando tu personalidad, e incluso te puede pasar en la edad madura, cuando ya has sufrido algún desencanto gordo por parte de aquellos que, según tu criterio y el de muchas personas, debían haber tenido otra actitud distinta.

La familia de luz no es la de sangre, rara vez coinciden sus miembros en tener ambos roles. Esta familia está ahí, se interesa, te llama, y la conexión de almas, sentimientos y sensaciones es totalmente distinta a la familia de sangre.

Por mi parte, y por mi experiencia, estoy totalmente de acuerdo con esto. Desde hace unos meses y a causa de un gravísimo problema, he sido la mera espectadora de cómo unos miembros se iban marchando para dar lugar a que aparecieran seres dispuestos a ayudarme desinteresadamente. Solo hay que estar abierto. También he de decir, que en este tiempo, he descartado aquello que ocupaba lugar en mi vida, un lugar vacío, me he desprendido y, evidentemente, no he notado la ausencia, cosa que sí me pasaría si perdiese a los que diariamente están a pie de cañón. Hay veces en las que la palabra familia está sobrevalorada; ojo, mi experiencia tampoco es la normal, pero me encuentro con personas que raro es que no tenga algún tema peliagudo con algún hermano, padre, tío….

Yo busco seres de luz, que estén en mi sintonía, que me entiendan y me apoyen, yo hago lo mismo con ellos, pero no por obligación… o no hacerlo simplemente porque está la confianza, esa que da asco, de que es tu familia y todo se perdona, no.

Busca tu familia de luz.

Si tu familia de sangre es estupenda, enhorabuena, no sabes la fortuna que tienes, pero la otra es importante también.


Cuéntanos tu caso. ¿Has encontrado tu familia de luz?

Publicado por Somnia

Blog literario y magazine cultural

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

SIN PIRULETAS

La "Dolce Vita", en mi blog

Car_Carrie

Blog de Viajes, Pasiones & Sentires

A %d blogueros les gusta esto: