Un caso indignante, uno más…

Os cuento el caso, y vosotros decidís.

Un tipo tiene una finca, y tiene un empleado.

El empleado está casado.

El empleado y su mujer tienen un hijo.

El empleado pretende disfrutar su permiso de paternidad.

El jefe y propietario de la finca monta en cólera, tras la correspondiente visita al empleado, que permanece en la finca confinado como un siervo.

Decide plantearse si despedir a su empleado. Al reconocer que podría perder el juicio si lo despide y tener que pagarle una indemnización, consulta con su abogado qué hacer.

¿A que os suena? Pues eso…

Este es el caso.

Esta es la realidad.

No os cuento el final porque no lo sé ni tampoco me importa.

Lo que me importa es que nunca llueve a gusto de todos, y que al final cada uno mira solo la pasta. El dinero todo lo pervierte. El interés todo lo salpica. Y quien tiene el dinero quiere sumisión. Ayer y hoy. Siempre.

Publicado por Somnia

Blog literario y magazine cultural

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

SIN PIRULETAS

La "Dolce Vita", en mi blog

Car_Carrie

Blog de Viajes, Pasiones & Sentires

A %d blogueros les gusta esto: