De cumpleaños y entierros

Queridos somnianos:

Todos hemos perdido a alguien. Nuestros amigos y seres queridos nos van dejando. Algunos duelen más, otros menos.

Todos cumplimos años y a nuestro alrededor los cumplen también. Algunos alegran más, otros menos.

Todo esto es natural, y se va produciendo, lo queramos o no. El día sigue a la noche, la noche sigue al día, y las estrellas y los planetas giran y giran, lo queramos o no. Pero decirlo no es más que una obviedad, no hay conformismo posible en la contemplación de una obviedad, de la misma forma que podemos contemplar el color de una fruta o las huellas en el barro.

Decir la realidad no puede ser ningún consuelo. Cumplo años. Por más veces que lo repita no aumentará mi alegría ni se reducirá mi nostalgia. Muere alguien. Por más veces que repita que es la humana condición, no se mitigará mi dolor ni se aliviará mi pena. Ver la realidad es solo verlo, pero no comprenderla, ni bucearla, ni respirarla.

Hace falta más para entenderlo todo. Nos queda la sensación de la pérdida, que deja un hueco que no se puede colmar. Ni los años regresan, ni los muertos reviven. Todo lo que el hombre se limita a hacer cuando se planta ante la desgracia o ante el paso del tiempo y se dedica simplemente a decir «así son las cosas», no es más que lanzar al aire briznas que se lleva el viento. La pregunta es: ¿puede hacer algo más el hombre?

¡Claro que sí! Puede rebelarse. Al hombre le ha sido dada la verdadera cualidad divina, tomada de Dios, por la que de verdad se comprueba la existencia de Dios y la semejanza entre el hombre el hombre y su creador: la capacidad de rebelarse ante la realidad, de luchar, de cambiarla, de superarla incluso. El dolor que siente ante la muerte de un ser amado no es solo el reflejo consciente de ese sufrimiento primitivo y físico de los animales conscientes (que en los animales dura lo que dura la frágil memoria), sino un acicate, un clavo clavado en su carne y en su alma, que lo mueve a luchar contra el verdadero mal, que es la muerte, e idear formas cada vez más eficaces de vencerla. Hay quienes tienen miedo a esta aspiración a «ser como dioses», pero solo debe verse en ella un riesgo cuando se trata de aniquilar lo que queda de la imagen de Dios en el ser humano y de dictar las leyes morales por nuestra propia cuenta; pero cuando el hombre entiende que la realidad moral no es susceptible de modificación, pero que la realidad física sí lo es, entonces esa aspiración es noble, porque está inserta en su naturaleza y lo tortura continuamente. No hay psicología que pueda aliviarla. No hay ideología que pueda anularla. No hay fe que pueda consolarla. El hombre tiene que sufrir para crecer como ser nuevo, para renovarse, para realizarse, y por supuesto para superarse como especie, aunque ello suponga en muchísimas ocasiones la triste insatisfacción del ser individual. Cada hombre debe sentir en sí mismo este dolor, y querer destruirlo, porque solo le hará entender que está llamado a algo más.

De la misma forma, la alegría y la euforia pueden ser poderosos impulsores. Cuando un hombre tiene un hijo, siente el deseo de ser buen padre, y se encuentra de pronto inundado de una fuerza que no creía presente en sí mismo, que le hace capaz de enfrentarse a cualquier situación, sea cual sea, incluso aquellas que en otra circunstancia jamás habría imaginado.

Cuando sufras, piensa. Puedes reconocer la realidad, no tienes por qué negarla, pero también puedes idear formas y caminos para superarla. O puedes dejar tu testimonio, para que otros, en el futuro, ¿quién sabe cómo?, encuentren un remedio, una vía hacia un mundo mejor. Pero no te quedes en el comentario fútil y superficial: «así son las cosas», o «no somos nadie», o «no hay más remedio». Alégrate y lucha por tu vida, si cumples años. Entristécete y lucha por tu vida, si has perdido a alguien. Y nunca dejes de luchar, sea por lo que sea.

Publicado por Somnia

Blog literario y magazine cultural

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

SIN PIRULETAS

La "Dolce Vita", en mi blog

Car_Carrie

Blog de Viajes, Pasiones & Sentires

A %d blogueros les gusta esto: