Impluvia XIV: utilidad de la filosofía

Una de las mayores dificultades que he encontrado en mis años de vida a la hora de dedicarme a la filosofía es la obsesión por la utilidad. “¿Y la filosofía para qué sirve?” Es una pregunta que he oído muchas veces. Me han dicho que la filosofía no sirve para ganar dinero, que está llena de tonterías que te vuelven loco, que es cosa de gente que tiene muchas ganas de complicarse las ideas… De todas las objeciones, la que me parece más estúpida y más peligrosas es la de que la filosofía no da de comer. Y yo digo: puede que tengan razón, pero ¿para qué sirve comer sin un sentido por el que comer? La gente no piensa; como no piensa (es decir, no se preocupa por pensar), no se preguntan; como no se preguntan, tampoco saben. Y viven sin saber para qué viven, o para qué no viven, y se preocupan por gozar el poco tiempo de vida que se nos ha concedido sobre la tierra. Y así desperdician el mayor de nuestros dones: la inteligencia. Viviendo sin pensar, son como animales con una gran memoria: pueden aprender a usar instrumentos, pero no aprenderán a ser hombres de verdad. Ser hombre es saber contemplar, además de comer, andar, amar o ganar dinero. Estas cosas son importantes, pero también (más) lo es buscar. No digo ya saber, pero sí al menos buscar la sabiduría. Y para ello hay que contemplar… y saber dudar.

Publicado por Somnia

Blog literario y magazine cultural

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

SIN PIRULETAS

La "Dolce Vita", en mi blog

Car_Carrie

Blog de Viajes, Pasiones & Sentires

A %d blogueros les gusta esto: