D – El precipicio

Estoy estresado.

Y cuando estoy estresado, lo normal es que me duela el cuello, y a veces también el resto de la espalda, pero no la tripa. En cambio, hoy me duele la tripa. ¿Sabéis por qué? Porque tengo hambre. Porque mezclo dieta con trabajo. Y mi cuerpo se resiente.

Esta es la vida que vivimos hoy: dejamos de comer porque la abundancia nos hace estar gordos, pero seguimos trabajando como si estuviéramos famélicos, para conseguir engordar.

¿Hacia dónde vamos?

El precipicio, amigos, el precipicio.

Publicado por Somnia

Blog literario y magazine cultural

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

SIN PIRULETAS

La "Dolce Vita", en mi blog

Nuevo Liderazgo del Siglo XXI

El Nuevo Liderazgo del siglo XXI se basa en la empatía y la colaboración.

Car_Carrie

Blog de Viajes, Pasiones & Sentires

A %d blogueros les gusta esto: